Texto descriptivo.

Lee este texto del best-seller  “Los hombres que no amaban a las mujeres” en la que la jovencísima Lisbeth se revela como una gran detective a pesar de su aspecto nada convencional dentro del género de la novela negra.

           A Armanskij (jefe de Lisbeth) le costaba hacerse a la idea de que su investigadora estrella fuera una chica pálida de una del­gadez anoréxica, pelo cortado al cepillo y piercings en la nariz y en las cejas. En el cuello llevaba tatuada una abeja de dos centímetros de largo. También se había he­cho dos brazaletes: uno en el bíceps izquierdo y otro en un tobillo. Además, al verla en camiseta de tirantes, Ar­manskij había podido apreciar que en el omoplato lucía un gran tatuaje con la figura de un dragón. Lisbeth era pelirroja, pero se había teñido de negro azabache. Solía dar la impresión de que se acababa de levantar tras ha­ber pasado una semana de orgía con una banda de heavy metal.
          En realidad, no tenía problemas de anorexia; de eso  estaba convencido Armanskij. Al contrario: parecía con­sumir toda la comida-basura imaginable. Simplemente había nacido delgada, con una delicada estructura ósea que le daba un aspecto de niña esbelta de manos finas, to­billos delgados y unos pechos que apenas se adivinaban bajo su ropa. Tenía veinticuatro años, pero aparentaba catorce.
           Una boca ancha, una nariz pequeña y unos promi­nentes pómulos le daban cierto aire oriental. Sus movi­mientos eran rápidos y parecidos a los de una araña; cuando trabajaba en el ordenador, sus dedos volaban so­bre el teclado. Su cuerpo no era el más indicado para triunfar en los desfiles de moda, pero, bien maquillada, un primer plano de su cara podría haberse colocado en cualquier anuncio publicitario                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 Stieg Larsson
  1. Busca los rasgos del texto descriptivo en el fragmento anterior.
  2. Analiza morfológicamente las oraciones subrayadas.
  3. Describe tú ahora a un asesino (físico y forma de pensar) usando algunos de los recursos que se han utilizado en el texto anterior.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s